Recientemente en México acaba de estrenarse la película “First Man”, dirigida por Damien Chazelle y protagonizada por Ryan Gosling y “basada” (las comillas son intencionales) en el libro “First Man: The Life of Neil Armstrong” de James R. Hansen.
En esta entrada haremos un destripe al completo y en todos los sentidos de esta cinta, por lo cual en teoría contendrá muchísimos spoilers y si digo en teoría es porque en mi particular punto de vista, cualquier cosa basada en hechos históricos no debe ser considerada un spoiler porque es algo de dominio público. Aún así cumplimos con el aviso de spoilers que aquí viene siendo como ese molesto mensaje de “Utilizamos cookies” que a algún idiota se le ocurrió incluir en todas las webs.
Primer spoiler: la película no me gustó absolutamente nada!... así que no esperes una reseña benévola.

La película en teoría trata sobre la vida del astronauta Neil Armstrong, el primer ser humano en posar su pie sobre un cuerpo celeste diferente a la Tierra y se enmarca en las celebraciones del medio siglo de este gran acontecimiento que se marcarán el próximo 20 de julio de 2019.

La cinta comienza por todo lo alto, literalmente, con una vista en primera persona desde la cabina de un X-15, más específicamente el X-15 #3, el 66672 que resultaría destruído en 1967. En esta ocasión lo vemos en 1961 con Neil Armstrong a los mandos realizando un vuelo de gran altitud que podría considerarse suborbital y una de las escenas más espectaculares de la película.
Posterior al movido vuelo en el X-15, vemos a Armstrong y su esposa sufrir la perdida de su hija pequeña a manos del cáncer, un acontecimiento que la película da a entender que cambió el carácter de Neil para siempre y lo convirtió en una persona sombría y destrozada, una decisión de producción que terminaría por lastrar el resto del film y yo podría decir que es justo en donde la película se va al diablo (a los 10 minutos de proyección!) debido a que deja de contar la historia de Neil Armstrong y en cambio se dedica a retratar una versión bastante ficcionalizada (y peor aún, oscura, sombría y deprimente) de Neil y de paso del resto de los astronautas que llegamos a ver en pantalla y hasta del mismísimo programa espacial norteamericano. Lo peor es que ni siquiera se parece en nada al libro en el que supuestamente está basada, por lo que es una adaptación bastante libre y a mi juicio, mal hecha.

Si algún día veo a este sujeto en la calle juro que lo patearé fuertemente en la entrepierna y luego le romperé las costillas con un bate de beisbol por arruinar la visión de toda una generación sobre los viajes espaciales

Advertisement

La primer alarma que sonó en mi cabeza a la hora de tener noticias de este proyecto fue que lo iba a dirigir Damien Chazelle. En un principio me entusiasmó lo que vi en los trailers y el curriculum de Chazelle con nominaciones y premios Oscar a sus espaldas me hicieron ignorar la alarma como si de 1201 se tratase (si conoces algo sobre el primer alunizaje entenderás la referencia)... me equivoqué.

Alarma, alarma, alarma, alejate de esta película... y de paso, este es el verdadero botón indicador de alarma maestra de una Apollo, no esa cosa sucia y fea que muestran en la película

Con este trabajo me he dado cuenta de que Damien Chazelle es un director inflado y sobrevalorado que únicamente sabe dirigir musicales y casi hubiera preferido que ésta cinta fuera un musical sobre el programa Apolo, al menos así no lo habría hecho tan mal.

Advertisement

El verdadero Neil Armstrong, nada que ver con la sombría y deprimente versión que nos muestran Damien Chazelle y Ryan Gosling

La forma en la que retrata la vida misma de Neil Armstrong (que dicho sea de paso es quizás el astronauta menos carismático para ser retratado en una película dedicada exclusivamente a él, pero para nada el ser sombrío y aburrido que nos muestran), con un maniquí en forma de Ryan Gosling intepretándolo y haciendo énfasis en lo peligroso y negativo que puede ser un viaje espacial, retratándo las misiones espaciales de una ficticia oscuridad que nunca tuvieron (las naves espaciales contaban con un sistema interno de iluminación bastante poderoso y sería estúpido volar a la Luna oscuras cuando tienes que leer listas de comprobación, revisar mapas y pulsar switches con unos guantes de varios centímetros de grosor) además abusando de un silencio sepulcral que nunca existió: las misiones espaciales son todo menos silenciosas: una serie de conversaciones entre los astronautas y Houston hace que el hecho de ver al personaje de Gosling completamente callado y abstraído resulte en algo completamente irreal.

Las naves espaciales de verdad tienen una iluminación mucho mejor que la que pudo conseguir el director de fotografía de First Man

Advertisement

El siguiente punto terriblemente mal retratado son las naves espaciales. Tal parece que al idiota del diseñador de producción le encargaron: “ve al museo Smithsonian, tómale un montón de fotos a las naves espaciales que vamos a usar en la película y luego haz unas réplicas”... el muy tarado hizo exactamente lo que le pidieron omitiendo un detalle crucial: las naves tal cual están en el museo Smithsonian están gastadas y oxidadas en su interior luego de que fueron y vinieron de la Luna y han pasado 50 años desde ese entonces y así las retrata en la película... pero en los años 60's estaban completamente nuevas y relucientes, nada de naves reutilizables, salían de la fábrica, se usaban 1 sola vez y se desechaban. Por eso me chirrió tanto a la vista ver que las retrataba como armatostes viejos y gastados, nada acorde a la realidad.

Estos tipos son excelentes actores pero en First Man están en los papeles equivocados:a mi juicio Kyle Chandler hubiera sido un mucho mejor Ed White o inclusive hasta como Michael Collins daba el tipo; Corey Stoll tiene más el tipo de Pete Conrad (que aparece apenas como un cameo en la cinta) que como Buzz Aldrin (y de hecho parece que le habían dicho que originalmente intepretaba a Pete pues su Buzz se parece más a Conrad que al verdadero Buzz) y Jason Clarke hubiera quedado mejor como Deke Slayton...

Otro detalle terrible de la cinta: la caracterización de los astronautas: los actores elegidos para interpretar a los distintos astronautas no se parecen nada ni físicamente ni en carácter a los que se supone que interpretan y peor aún, están pésimamente caracterizados. El caso más sangrante? Buzz Aldrin, cuya personalidad en esta cinta está bastante alejada de su personalidad real (y en cambio tenemos la magistral interpretación del mismo astronauta por parte de Bryan Cranston en “From the Earth to the Moon” que se cena a Corey Stoll con patatas) o la penosa interpretación de Kyle Chandler como “Deke” Slayton o el Ed White de Jason Clarke que da pena... del Dr. Roberth Gilruth de Ciarán Hinds mejor ni hablamos (para que yo haya tenido que buscar en IMBD a quien jodidos interpretaba siendo que podría nombrarte a cada controlador real de misión sentado en las consolas de Apollo con solo verlo en las películas de archivo es que realmente está muy mal dibujado el personaje que tampoco se parece en nada a su contraparte real).

En serio, si tienes cámaras IMAX, úsalas bien!!!!

Regresamos al último detalle molesto de la cinta: la forma en que retrata las misiones espaciales. Si hay un aspecto de la historia de la humanidad que está plenamente documentado segundo a segundo ese sería cualquier vuelo espacial de los Estados Unidos. La misión Gemini 8 está retratada con bastante realismo (siempre que mires las partes del exterior de las naves y omitas esa molesta e innecesaria parte en la casa de los Armstrong con el exasperante niño pequeño) incluyendo la emergencia en vuelo y es quizás la única secuencia espacial bien hecha. En cambio toda la misión Apollo 11 está retratada que da pena ajena: diálogos prácticamente inexistentes en donde debería haber una plétora de comprobaciones y recomprobaciones, el pésimo abuso de ese camarógrafo con Parkinson al que seguro tuvieron que contratar para cumplir con su cuota de inclusión pero que añade una temblorina por demás molesta (el único momento correcto en que queda bien es en el vuelo X-15, completamente atmosférico, en la Luna es simplemente ridículo) y peor aún, el que a mi juicio es el momento cumbre de la historia humana como lo es el alunizaje parece más un funeral que la culminación de los esfuerzos de toda una nación durante una década por conseguir lo imposible. Y aún más sangrante, la que debía ser la secuencia cumbre de la película pareciera ser una escena del montón, filmada con desgano (y ni siquiera tengo que tirar de esa ridícula polémica por el “momento bandera” que es el menor de los problemas de esta escena).

Advertisement

Literalmente la última secuencia del filme, no te estoy spoileando nada, sale en los trailers!!!

El final está a la altura que el resto de este despropósito, con esa larga y aburrida secuencia sin diálogo entre Armstrong y -la reina de Ingl-... y su esposa (supongo que nunca lograron hacer que Claire Foy disimulara lo suficiente su acento británico y por eso la dejaron sin diálogo en esa parte), molesto como muchos de esos silencios pseudokubrikianos que intenta emular sin éxito Chazelle. Es sangrante el desperdicio de recursos y talento del que hace gala esta cinta, afirman que algunas secuencias se filmaron en IMAX, yo la verdad no vi ninguna, porque las únicas dignas de dicho formato fueron arruinadas por ese espantoso temblor de cámara y esa pésima iluminación.

Una película de hace 23 años supera por mucho a esta cinta de 2018

Si quieres realmente visualizar una obra que realmente le haga justicia al programa Apolo y a todos los que en él participaron, te recomiendo amplísimamente que vayas directo por “Apollo 13" de Ron Howard (que hubiera hecho una obra maestra si le hubieran encargado adaptar este guión), una auténtica oda a los viajes espaciales, con naves espaciales exageradamente realistas y detalladas (las de First Man de entrada te diré que les faltan instrumentos y los que tiene no están en donde deberían e inclusive ni siquiera suenan como deberían de sonar... te estoy viendo a ti ‘Master Alarm’ del módulo lunar) y esas deliciosas secuencias filmadas realmente en un ambiente de microgravedad, paradójicamente en el “Cometa del Vómito”... y eso que esa si retrata una tragedia y un momento de vida o muerte.
Y mejor aún, un repaso al completo a la miniserie de la HBO “From the Earth to the Moon”, con una reproducción más correcta de muchas de las secuencias de First Man, mismas que a continuación te dejo:

GEMINI 8, Neil Armstrong y Dave Scott casi se matan al acoplarse con una nave no tripulada Agena:

LA TRAGEDIA DE APOLO 1 (Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffe se matan en un incendio durante una prueba de su cápsula):

APOLLO 11. El ser humano pisa por primera vez un cuerpo celeste ajeno a la Tierra, un momento hermoso y solemne, con un Buzz Aldrin y un Neil Armstrong más apegados a la realidad, no la cosa sombría y triste que muestran en “First Man”:

No me malinterpretes querido lector, esta es una buena película, de esas que incluso le fascinan a la Academia, llenas de drama human y personajes principales rotos y no dudo que estará nominada al Óscar en más de una categoría (si una bazofia como La La Land lo estuvo, esta con mayor razón). El problema es que es una pésima película sobre el programa espacial que lejos de servir de homenaje e inspiración a las nuevas generaciones, recordando las glorias de la NASA en su 60 aniversario y del Apollo 11 en su 50 aniversario, parece enviar el mensaje incorrecto: ser astronauta y explorar el espacio es un trabajo peligroso, triste, que destruirá tu vida personal, y un tremendo desperdicio de dinero, por lo cual comparo este filme exactamente con la experiencia de volar en el “Cometa del Vómito” (el avión de entrenamiento de microgravedad): no importa cuanto lo quieras disfrutar, al final de cuentas terminarás sacudido, exhausto, sin saber exactamente que ha pasado y peor aún, muy probablemente cubierto en tu propio vómito...

Advertisement

Si quieres disfrutar de una buena película sobre el espacio, esta NO es tu cinta... si quieres disfrutar simplemente de un buen biopic... TAMPOCO y mejor ve directamente por “Bohemian Rhapsody” (al menos tiene buena música), que Ryan Gosling nunca salió en “First man” y parece que tuvieron que poner a un maniquí que se le parecía a actuar en su lugar.

Si quieres simplemente ver una buena película y no sabes ni quieres saber nada sobre la NASa, el programa Apolo o Neil Armstrong, puede que esta peli te guste un poco más que a mi.