Boeing 737-800 de Aeromexico similar al involucrado en el incidente (Wikimedia)

La infame ley de Murphy se√Īala que ‚Äúsi algo puede salir mal, va a salir mal‚ÄĚ y esto justamente ha terminado por sucederle al vuelo AM770 de la compa√Ī√≠a a√©rea mexicana Aeromexico el pasado 12 de diciembre de 2018 que en su ruta de aproximaci√≥n al aeropuerto de Tijuana ha impactado de frente con un objeto volador no identificado, presumiblemente un dron.

La aeronave, un Boeing 737-800 procedente de la ciudad de Guadalajara, sufri√≥ da√Īos visibles en el radomo (el cono frontal, coloquialmente conocido como ‚Äúnariz‚ÄĚ, que cubre al radar meteorol√≥gico) debido al impacto con el presunto dron

Justo en semanas anteriores, se daba a conocer un estudio sobre las posibles consecuencias del impacto de uno de estos aparatos no tripulados en la integridad de un avión y las probabilidades, contrario a lo que se puede pensar, no estaban a favor del avión de pasajeros.

Advertisement

Afortunadamente el Boeing consiguió descender a salvo pero indudablemente las vidas de los pasajeros corrieron un serio peligro ya que de haberse registrado el impacto en un ala o un motor las consecuencias pudieron haber sido peores, pero esto debe prender más de una alerta en las autoridades quienes deben de endurecer los controles que existen sobre estas aeronaves automáticas en manos de aficionados. Las investigaciones están en proceso y actualizaré el post en cuanto se tenga más información relevante sobre el suceso.

Las comunicaciones de la torre de control con la aeronave siniestrada: